Fantascine

Érase un hombre a una nariz pegado: El Perfume

perfume_1.jpgProbablemente esta película gustará más a aquellos que no hayan leído la novela que a los que lo hayan hecho.Y probablemte le gustará más a aquellos a los que leyeron la novela y no les gustó que a aquellos a los que les gustó. En mi caso creo que yo partía de un punto medio; leí la novela hace muchísimo tiempo, demasido como para recordar demasiados detalles y hacer una comparación demasiado exhaustiva entre novela y film. Sólo puedo recordar que en su momento me gustó mucho y que su final me impactó y me dejó un regusto amargo. Por ello no tengo la sensación de que El Perfume sea una mala película, pero tampoco puedo decir que sea una buena película. Me ha dejado un poco indiferente la verdad, un poco fría. No ha conseguido provocarme las sensaciones que creo recordar que me provocó la novela, pero tampoco puedo decir que me haya aburrido soberanamente. La verdad es que la película, ya antes de empezar partía de un situación desfavorable, trasladar una novela tan extremadamente sensorial a la pantalla y plasmar todas aquellas descripciones olorosas en imágenes es, como poco, complicado.
Algunos elementos de esta película me han gustado bastante. Dejando a parte la caracterización y la fotografía, me ha parecido bastante convincente la interpretación del prácticamente desconocido Ben Wishaw, todo un acierto en este caso escoger a alguien no muy conocido para el papel protagonista. Brillante la interpretación de Dustin Hoffman, como casi siempre, aunque me parece un despropósito y un desperdicio el haberle entregado un papel tan breve. Sabe a poco.

Otros elementos, sin embargo no me parece que hayan quedado bien resueltos. Por un lado esta esa absolutamente insulsa, inexpresiva y anodina interpretación de Alan Rickman, cosa que me sorprende, pues no considero a Rickman un mal actor. No puedo recordar si el personaje del padre de la chica era tan frío y contenido en la novela. En todo caso Rickman aparece hierático, hastíado ante una situación tan terrible como es a la que se enfrenta el personaje. Hasta el encaramiento con el personaje protagonista resulta cansino. Por otro lado, la comentadísima escena de la orgía, me parece de lo más patética. No es que yo haya tenido la ocasión de presenciar o participar en muchas orgías como para poder opinar (en ninguna de hecho) pero me parece la orgía más silenciosa de la historia. Ni un gemido, ni un suspiro,… nada de nada. No es que se atenuen los sonidos y pasen a ser un murmullo de fondo mientras la historia se centra en el protagonista y la voz del narrador, no, es que simplemente es silenciosa. Y la verdad ver una (larguísima) escena de cuerpos semidesnudos y entrelazados, entregandose a entusiastas actividades sin una “banda sonora” adecuada que la acompañe… resulta ridículo, la verdad. Finalmente, el desenlace de la película no resulta tan impactante como en la novela. En la película resulta un poco incomprensible, no la intención del protagonista, sino la reacción de la gente que conduce a ese final tan inesperado. Aunque parezca increíble, la novela consigue convertir ese final en algo casi poético y hasta hace pensar que verdaderamente se trata del único final posible. Lástima que la película no consiga lo mismo.

Valoración: 6

Ficha técnica:
Perfume. The story of a murderer. Alemania, Francia, España, 2006. Dir: Tom Tykwer.147 min. Con: Ben Whishaw, Dustin Hoffman, Alan Rickman, Rachel Hurd-Wood.

Aficionada al cine fantástico y de terror.
Creadora y coordinadora del blog Fantascine y codirectora del podcast sobre cine fantástico, ciencia ficción y terror Atmósfera Cero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.